?

Log in

No account? Create an account
 
 
25 January 2012 @ 12:34 am
Experiencias de tu vida.  
Título: Experiencias de tu vida.
Fandom: The Social Network RPF.
Pareja:  Andrew Garfield/Jesse Eisenberg (Jewnicorn!)
Tabla: Tabla de Biología
Prompt: #1 Áreas verdes
Advertencia: Slash y, joder, cursiwtf!
Resumen: Vecinos AU. O algo así. Jesse es un adolescente que adora perder el tiempo en vacaciones. Y Andrew, un excelente vecino.

Seguramente debe ser extraño y ridículo para el común de la gente escuchar como respuesta  “estar echado sobre un jardín” cuando te preguntan por alguna experiencia memorable de tu adolescencia (dios, y es que con este tío ya son como cinco personas que lo hacen en lo que va del mes)

Y toda esa gente normal ha reaccionado de la misma forma ante tu contestación: riéndose ligeramente y en especial mirándote como un aburrido bicho raro. Y bueno, a ti eso te pudo chocar inicialmente, pero ahora no te resulta novedoso , y qué importa al fin y al cabo, no es la primera ni será la última vez que te observen de esa manera.

Todo tú es atípico,  Jesse.  Eso es genial.  

Claro, a decir verdad no tenías ni porque molestarte en responder dicha cuestión con alguna aventura juvenil que jamás viviste, puesto que si bien no has tenido ninguna excursión por el gran cañón o un amorío prohibido (lo más cercano a esto que has pasado fue cuando actuaste de Romeo en tu obra de secundaria) ni has experimentado alguna una situación de peligro;  el estar tirado sobre el jardín de la casa con Andrew siempre dando vueltas por allí, cerca de ti era suficiente, solo alimentar y estar con tus gatos o visitar las zonas menos concurridas de la ciudad con Joe podía comparársele. Definitivamente.  Aunque Andrew siempre estuvo primero.

 Andrew era primero.  Andrew tenía tu edad, casi. Andrew le gustaba mucho la coca cola y era más social que tú,  tenía una mata de cabello castaño muy descontrolado, su acento británico era muy atractivo. Andrew paseaba a su perro muy temprano, sonreía en exceso, solía comentar lo mucho que le apasionaba el cine  y su único para de lentes conocidos se parecían a los tuyos, los cuales opacaban un poco sus ¿suaves? ojos marrones. 

Por lo que estar echado sobre el jardín te daba la total libertad de contemplarle mientras Andrew estaba en el suyo.

Oh, esas ventajas de ser vecinos.

Y había excelentes días en los que él  dejaba lo que estuviese haciendo, caminaba un par de pasos, y se sentaba contigo, a veces en silencio y otras no. 

—Hola, Jesse. 

—Hola

—¿Qué tal la mañana?

—Absolutamente nada nuevo, para variar.

—El cielo se ve espectacular hoy.

—Lo sé. 

Vecinos. Qué palabra tan bonita. En serio. Y patio trasero eran dos palabras bonitas.

Técnicamente, Andrew te encantaba. Naturalmente ello no era algo que en aquel entonces podías gritar a los cuatro vientos, primero porque eras (y eres) jodidamente introvertido hasta cierto límite y segundo, porque te temblaban las piernas de solo imaginarte lo que Andrew pensaría de ti si se enteraba, tal vez a raíz de eso ya no le iba a provocar estar a tu lado y hablar de cosas triviales, tal vez dejaría de pasarse la mitad del día en su jardín con alguna aceptable excusa, tal como hacías tú (sin embargo, nunca tuviste una excusa, únicamente te encontrabas allí).

Tal vez. No tenías certeza de nada. Pero, bien se conoce que en la vida no existen las certezas.

Así que en una oportunidad, cuando faltaban pocas semanas para el inicio de clases—uh, cierto, no iban al mismo colegio—y el fin de las calurosas vacaciones, hubo una de sus tantas conversaciones aleatorias (las que, de hecho, ya se estaban haciendo costumbre) que comenzó a desvirtuarse y desviar por completo. La charla había dejado los mapas de Europa, los súper héroes de comics y el curso de biología atrás, el tema era uno diferente, uno que en ningún momento te habías atrevido a tocar, pero que finalmente (Andrew lo hizo)  lo hiciste.

—Realmente eres fantástico, Jesse, soy muy feliz de que me haya tocado un vecino como tú.

 —…wow, la gente no suele soltarme cosas como esas muy a ligera —una risa tonta se escapó de tus labios.

¿Qué demonios? Andrew ¡hasta el momento no te había dicho cosa semejante! O al menos no de esa forma tan directa.

—¿Por qué no? Si es la verdad

En los ojos de Andrew brilló algo inmensurable 

—Porque, no lo sé, Andrew, es solo que…no importa—empezaste a jugar con tus nerviosas manos—… bueno, aunque debo decir que yo también estoy muy contento de que seas mi vecino. 

De ese instante hacia adelante no te guardaste (Andrew no se guardó) algún secreto más.


 
 
sentir: busybusy
 
 
 
nowhere1girlnowhere1girl on January 26th, 2012 11:32 pm (UTC)
Vengo de la comu, y esto es la cosa más mona del mundo, en serio, me encanta la imagen de estos dos en el patio trasero. Precioso. :)
Konoda: (  Evangelion  ) ♦ i love u too Kaorukonodachan on January 27th, 2012 01:22 am (UTC)
Aw, qué linda tú :)
Muchas gracias por el comentario!